En rebelando personalidades tóxicas hoy presentamos: "Los artistas de la ironía y el sarcasmo"

Cómo tratar a una persona irónica

Es posible notar que una persona es ingeniosa o que incluso posee un elegante sentido del humor a causa de la capacidad que muestra de hacer un manejo sutil de recursos tales como la ironía y el sarcasmo, y cuando estas personas están cerca, tienen el don de llenar los días de magia y alegrar la vida porque definitivamente saben cómo hacer sonreír a alguien, lo que les da sin duda un atractivo muy especial.

Muy por el contrario, cuando la ironía es un recurso que se ocupa para ir en contra de otros con el fin de invalidarlos y disminuirlos, podemos decir que nos encontramos frente a una persona “tóxica” por tanto debemos rayar la cancha de lo que consideramos aceptable y darnos cuenta de que esas palabras lejos de ser un intento de decir algo gracioso, son un verdadero ataque encubierto. Una persona que se vale de este recurso, muy lejos de demostrar un rasgo de ingenio elegante, literalmente está haciendo uso de un arma de doble filo, cuyo cobarde objetivo es minar la autoestima de la persona a la que va dirigida su ironía.


El escenario de la ironía

Son diversas las situaciones en que nos puede tocar la tediosa tarea de lidiar con los insufribles personajes irónicos negativos, sin embargo por muchos motivos, entre ellos motivos de fuerza mayor, ya sea porque son personas de la familia, del círculo laboral o del círculo social cercano, nos vemos impedidos de romper contacto con ellos, y simplemente tenemos que soportarlos, a sabiendas de que en cualquier momento tendremos que sufrir una vez más la tortura de sus intentos de ser verbalmente creativos a costa de nuestra integridad o de la de otra persona a causa de las pesadisimas y desubicadas frases humillantes que desparraman ocultas tras el velo del sarcasmo.


Perfil del irónico

¿Qué hay tras bambalinas en la personalidad del irónico? ¿Prepotencia, individualismo, una autoestima dañada? ¿Cómo es que sin ningún atisbo de empatía y con un gran talento para el desprecio pueden convertir a cualquier persona a su alrededor en el blanco de sus originales frases destructivas?

Aquel que condimenta sus comentarios con la “ironía mala” lo que está buscando conseguir en realidad es poner a una persona en evidencia de algo, para tal efecto se vale del sarcasmo con el fin de propinar una ofensa, ofensa que a primera vista podría verse de un modo sutil e incluso original; sin embargo, las personas que conviven a diario con este tipo de personajes, lejos de pensar que esta actitud es algo gracioso, llegan a sentirse menoscabadas y vulnerables lo que poco a poco va mermando en la autoestima de estos ocasionándoles un gran daño.

¿Qué tan seguido recibes este tipo de ataques cobardes ocultos detrás de la ironía? ¿Cómo reaccionas a este tipo de ataques?


Los límites de la ironía

Es sabido que si queremos darle un saborcito de felicidad a nuestra rutina, un ingrediente imprescindible para ello es mantener activo nuestro sentido del humor y junto con esto saber reírnos de nosotros mismos, porque éste, es quizás el modo más sano de humanizarnos, de practicar la humildad y porque no, un modo más ameno de mirar las cosas que hacemos o que nos pasan desde una perspectiva menos grave.

Las frases irónicas bien usadas nos aportan sentido del humor, perspectiva y en muchas ocasiones nos ayudan a quitarle tensión a ciertas situaciones, son una muestra de ingenio positivo que nos ayuda a sonreír, estas son las “ironías positivas” ya que no ocasionan ningún tipo de daño y no tienen como objetivo ofender a nadie.


Pero, debemos resaltar que de ninguna manera podemos dejar que pasen inadvertidos aquellos personajes quienes, conscientemente buscan dañar a las personas que están a su alrededor. Estos personajes también son típicos en relaciones de pareja tóxicas, ya que el tóxico, se enamora perdidamente de personas carismáticas y llenas de luz. En la conquista, son increíblemente seductores, generosos y se muestran como personas virtuosas y llenas de alegría de vivir, pero, cuando por fin logran su objetivo, la convivencia con una persona que brilla con luz propia, les resulta tremendamente dañino para su ego por lo que intentan a toda costa, someterlos a sus propias inseguridades haciendo lo imposible porque ese brillo no los opaque con el fin de no sentirse eclipsados, es aquí donde este personaje en el afán de ejercer control sobre la otra persona, hace un uso repetido de la ironía y el sarcasmo como una herramienta cruel de intentar dominar a través de la humillación y la subestimación, convirtiéndose así, en un verdadero vampiro de energía.


El psicólogo argentino Bernardo Stamateas, refiere que aquellos que ocupan habitualmente el recurso de la ironía y el sarcasmo corresponden a personas con perfiles de personalidad tóxicos, porque ya sea que fueran nuestras propias parejas, familiares, amigos o compañeros de trabajo, la finalidad de estos personajes siempre es la misma, minar nuestra motivación y el valor que nos tenemos. “Si tu te disminuyes, si tu te ves cada vez mas pequeño y frágil, ellos adquirirán más poder y tendrán más control sobre tu persona”.

Es muy probable que estos artistas de la ironía negativa y malintencionada, escondan detrás de su personaje una gran falta de seguridad en sí mismos y una autoestima muy golpeada, por tanto, se hacen adictos al poder y a esa sensación de falsa valía que les da el hecho de creer que pueden disminuir o poner en evidencia de algo a ese otro que consideran una amenaza para su ego, esta falsa sensación de poder es tan satisfactoria para ellos pero tan breve, que necesitan reiterarla una y otra vez, y es tanto lo que el cántaro va a la fuente, que en muchas ocasiones les resulta, y realmente cumplen su objetivo de acabar con la autoestima de quien o quienes son el blanco de sus ironías y sarcasmos. Por eso, ante estas personas debemos irnos con cuidado para poder establecer ciertos límites para impedir que terminen por destruirnos internamente.


Como nos defendemos de la ironía negativa

Si eres de las personas que tiene la mala fortuna de tener que convivir con alguien que está habituado a comunicarse desde una vertiente negativa de ironía, sería bueno que consideres establecer ciertos límites lo antes posible, ya que de no hacerlo, damos lugar a que esta persona cada día vaya ganando mas espacio y poder, porque al no defendernos, estamos permitiendo que con “su arte” en el uso de este recurso nos ataque y vulnere a su gusto.

Este recurso puntual puede convertirse en un hábito de dominación cuando quienes infringen la ironía, perciben que han conseguido humillar con éxito. Por eso nunca debemos dejar que nos hieran con ese tipo de recursos y simplemente no hay que permitirlo.


Pasos para salir de una situación incómoda a causa de una ironía

1. Nos hacen el cometario irónico:

¿Qué se hace primero? Seguramente esa ofensa despierta en ti una necesidad de respuesta precipitada, pero, definitivamente el primer paso es pensar y analizar detalladamente eso que te han dicho y lo que vas a responder en consecuencia, ya que estas personas ante el más mínimo intento de rebelión que levantes frente a su ironía, van a intentar destruirte usando tus propias palabras para tildarte de exagerado, amargado, intolerante y cuanta cosa se les ocurra para validar lo que ya han iniciado, por eso, en la mayoría de los casos responder de manera abrupta en el intento de poner distancia, lejos de ser un aporte, te pone en un lugar de vulnerabilidad e inseguridad. Por que una persona con un ego dañado jamás va a reconocer un error o que está mal, ya que ese simple hecho, es algo terminaría por validar aún más la sospecha que tienen de su propia fragilidad.

Mientras más hábil sea la persona en el manejo de la ironía y el sarcasmo puede que te esté atacando sin siquiera referirse a tu persona, y es que te ha estudiado tanto antes de atacarte, que incluso puede que lo haga valiéndose de apenas de un mínimo gesto. De este tipo de situaciones solo se puede salir bien parado guardando silencio y manteniendo la tranquilidad mientras analizas esas palabras o gestos, ya que por no haber sido un blanco directo (aunque así lo fuera), si llegas a darte por aludido, puedes en consecuencia ser tachado de paranoico, por eso ante estas situaciones, como lamentablemente estás frente a una persona que busca dañarte, éste se valdrá de tu respuesta para convencerte de que eres carne de psiquiátrico, por eso, ante todo, silencio y mucha calma.


2. ¿Hay un ataque?

Una vez que logramos mantener el silencio y la tranquilidad, y nos sentimos con el valor de responder, lo último que hay que tratar de hacer, es devolver otra ironía, porque no nos interesa ser parte de ese juego ni perpetuarlo, o si? Ya que es un juego cobarde que carece de palabras honestas y de sinceridad. Si te consideras una persona íntegra de seguro no necesitas hacer juegos de palabras ni valerte de la ironía para decir aquello que piensas, ni mucho menos se te hace necesario valerte de herramientas violentas cómo ésta para tener el control de una situación ni mucho menos de una persona porque estas bien y feliz contigo mismo.


3. Develar la ironía

Sólo si la persona en cuestión y la situación merecen la pena, no es para nada descabellado considerar decir en voz alta el verdadero significado de lo que interpretamos que ha querido decir esa persona, pero sin la ironía ¿O sea que piensas que mi cuerpo está mal en algún sentido? ¿Estas insinuando que soy incapaz? ¿Quieres decir que soy cobarde? Exponer la ofensa en toda su crudeza de manera tranquila y con aplomo, es decir, sin estallar, casi como preguntando una obviedad, podría poner en evidencia al irónico y desarmarlo, pero, nos arriesgamos a más ataques, incluso a que nos dejen hablando solos, porque ellos no pueden tolerar la idea de que están siendo desarmados, por eso, solo debemos contestar si la situación realmente vale la pena y si estamos seguros de que al hacerlo, no estamos exponiéndonos a una situación aún más incómoda de lo que ya es, y que pueda terminar sacándonos de control. No olvidemos que estamos tratando con perfiles tóxicos que van a querer ir por más, y que siempre querrán tener la última palabra valiéndose de los recursos menos pensados para ello. Recuerda que entre ustedes, no hablan el mismo idioma, y que mientras tú intentes razonar, el tóxico solo querrá tener la razón a costa de todo.

Por eso, en definitiva, la mejor respuesta, es simplemente no darse por aludido, cambiar el tema, salir de escena, y sonreír internamente en paz, dejando al irónico con la idea de que sus palabras no te llegan, con esto lo desarmamos y lo dejamos anulado, ya que su propósito no surtió efecto alguno.

Y al fin de cuentas estar tranquilos de saber que nosotros estamos bien, y que el irónico negativo es el que está mal, porque no sabe comunicarse, porque no deja de ser una persona, que por algún motivo interno que desconocemos, sufre en silencio, y la única manera que tiene de sentirse bien consigo mismo es tratar desesperadamente de ser el foco de atención absoluto, menospreciando para ello a cualquier persona que se le cruce y brille con luz propia y que el perciba que tiene en sí el poder de eclipsar su frágil ego.

No obstante, estas herramientas si bien te ayudan a prevenir que una situación incómoda empeore en tu rutina de convivencia con “el irónico negativo”, si estas pasando por una situación extrema que viene arrastrándose hace tiempo y sientes que ya lo intentaste todo y más y aún así no puedes controlar esta situación, busca ayuda inmediatamente, hablando de esto con alguien de confianza o mediante la ayuda de un terapeuta, porque puede que además de la ironía ya estén usando contigo otras armas tales como la ley de hielo, ofensas directas, incluso golpes. En estas situaciones el silencio te ayuda para no salir más dañado y a detener la bola de nieve en la que se puede convertir continuar ese intercambio de palabras, pero definitivamente sí debes hablar con gente confiable en tu círculo cercano o protector, y en casos graves, considerar una intervención multidisciplinaria (familia, amigos, terapeuta, policía y juzgado). Espero te haya sido útil!


Un abrazo enorme, y si necesitas de mi ayuda no dudes en contactarme, estoy atendiendo online 😊


Psicóloga Romina Maroli

#psicología #ironianegativa #personalidadtoxica #personastoxicas #terapia #pedirayuda #amorpropio #crecimientopersonal #establecerlimites #parejastoxicas #agresión #maltrato #ridiculizar #nomás #silencio #psicologíapositiva #lazosafectivos #terapiadepareja

  • Tik Tok
  • Facebook icono social
  • Icono social Instagram
  • Icono social LinkedIn

©2018 by Crecer